One Comment

  1. 14 febrero, 2018 at 7:47 am

    biblioteca hrs

    Ana de las Tejas Verdes
    Tomar una buena dosis cuando sufres de una imaginación desmesurada.

    Ser demasiado fantasiosa es un problema para Ana (ella prefiere Anne) Shirley. Se pasa todo el día fantaseando y eso provoca más de un caos y que un ratón se caiga en las natillas. Pero cuando conoces su triste infancia entiendes por qué es así: necesitaba escapar del horror como fuera. Sin embargo, lo que para su sensata madre adoptiva, Marilla Cuthbert, es una pérdida de tiempo pronto se convierte en el gran talento de Anne. Porque tener mucha imaginación no es tan malo como parece sino una forma de llegar a los demás, alegrarles la vida y entender mejor sus problemas. Y también el punto de partida para desarrollar su carrera profesional como escritora.

    Qué podemos aprender de ella: a canalizar nuestras fantasías y convertirlas en algo productivo.

    REBECA RUS. @rebecarus

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.